sábado, 5 de julio de 2014

Música para el olvido


Ya nada ensombrecerá mis párpados
ni volverá a inclinarse jamás
sobre los lados húmedos del abismo.

Ya no habrá más lágrimas
ni huracanes blancos
ni vaho en los cristales.

A partir de ahora
el tiempo seguirá cayendo inclinado
sobre mis hojas de papel...

...y en ellas continuaré escribiendo
silencios y música para el olvido.



Carmen Membrilla Olea