domingo, 13 de julio de 2014

TULIPAN ENCENDIDO




Tan húmeda, tan ciega voy,

respiración entrecortada llevo,

ando dejando mi olor entre el tumulto.


Se me asoman las flores en el vientre

liberando ganas y néctar de frutas.

Tulipán encendido.


Se expanden endorfinas en el aire,

eclosionan, atormentadamente

mueren,

en el camino se desangran,

tan sedientas están.


Mueren por sobredosis de deseo.



Meri Pas Blanquer

3 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Es el riesgo que se produce al esparcir endorfinas en el aire y en la tierra.
Un abrazo.

Carla Paradise dijo...

Enorme, grandioso poema.

Carla Paradise dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.