sábado, 5 de diciembre de 2015

EL VERBO SE ADELANTA


“Este saber no sabiendo
es de tan alto poder
que los sabios arguyendo
jamás le pueden vencer
que no llega su saber
a no entender entendiendo
toda ciencia trascendiendo.”
SAN JUAN DE LA CRUZ


El verbo se adelanta, y me toca

hay algo de mí en su lengua de aire

en la anchura del frío, amaneciendo.

El verbo se adelanta, corrige el señuelo de la noche

y despierta un silencio sonoramente largo

donde todo se oculta

pero existe, así, intuido y abierto.



Amo la libertad que el aire arroja para mí,

soy la niña que aúlla con su disfraz de bosque

sobre la humedad volátil y el salitre,

amo el despertar despedazado por los ojos

donde se forma el vuelo;

hembra que construye la redondez del mundo.



El verbo se adelanta, sí, conmigo adentro,

y todas las razones giran

y los sentidos giran

y una muchacha gira con mi nombre y mi pelo.



Inventaré un cuerpo, y lo llamaré mío

y no entenderá la boca de la tierra

ni los pronombres débiles

de un himno que no sangra



o la forma que tienen de morir los cipreses:

sobreviviendo.


Sara Castelar