viernes, 18 de marzo de 2016

Arráncame el catéter del corazón cansado...




Arráncame el catéter del corazón cansado,

me han robado las pecas dando vueltas a Neptuno

y ya no hay polvo estelar en mis zapatos,

mientras busco el interruptor en lo oscuro.


Han descuajado de raíz cada flor y los olivos

con estos decretos de tijera, y detonado los puentes,

las almas crueles de los pérfidos corsarios

con años de ruina, con elecciones inconsecuentes.


Líbrame de los cuervos de jueves santo

del estigma, del nodo, del destrozo y la bufonía,

dame armas para luchar contra el desencanto.


Devuélveme –si es que puedes– la energía,

el verde a mis pantalones cortos, el canto,

las ganas de creer aún en el hombre y la utopía.



Carmen Ruth Boillos