miércoles, 23 de marzo de 2016

Desolación



De mi silencio sube este canto

surgido un día de las entrañas
del dolor y la tierra de nuestra carne triste
un átomo de luz de nuestra frente
hará brotar el milagro divino de una flor
más bella que la estrella nacida en el amanecer
reflejada en los campos yermos

acaso llene un día todo de soledad
el ensueño que está devorando mi vida sin piedad
el soplo del recuerdo arde como una llama simbólica
nunca podré borrar este signo de fuego clavado está
como una cruz en mi destino

más tus ojos no esperan el alba
en ellos se va apagando el ardor vivo
como un muerto en el camino de los vivos
quiero abrir mis pupilas llenas
de amor y pasión
unir las bocas en un beso de ensueño y locura
te quiero así como un signo que no
revela su destino.

Llora mi corazón en este instante de tanto
haber amado


Blanca Pérez Rama Ibarriola