viernes, 11 de marzo de 2016

Echo de menos...



Echo de menos

tu olor

como echaba de menos

tus manos.


Echo de menos calor

como forma de vida

en tus brazos.


Actitudes de un montón

de encadenados

a tu estampa,

aprendices del rincón

de las lombrices

de mi alma.


Será que aún me impresiona

que te sueltes el pelo

como forma de arte

y envuelvas los besos

de despedida

con sabores amargos.



Pero sigo sin ser capaz

de llegar a tiempo

a tus martes;

puede que me esté dejando

los lunes muy largos.


Carlos Quintas