miércoles, 11 de noviembre de 2015

ESPEJISMO





No quiero dormir esta noche.

Únicamente contemplarte

desnuda sobre blanca sábana

de canela y vainilla impregnada.

Sabía quedaba poco tiempo

antes de que partieras lejos.

Invierto la leyenda de amor

de Admeto y Alcestis

y soy yo quien se da a la muerte

cantando letanías en versos.

Al amanecer ya no estarás.

No podré acariciar tu cuerpo.

Tomo consciencia de mi realidad.

Hasta se me niega el sueño

donde acuda Proserpina alguna

apiadándose de su víctima

para llevarme a tu presencia

rescatándome de los infiernos.


José Lobo