jueves, 12 de noviembre de 2015

SIN TITULO



Por siempre te juró la primavera

la inquebrantable flor de tu noche

corriendo a tu encuentro buscándote

aliándose en eterna compañera.



Sangre derramó bajo luna llena

brotando de su cuerpo manchándote,

al prometido universo dándote

cuanto amor habitaba en sus venas.



Después en un entierro de silencio

entre pétalos de roja amapola

asesinado amaneces despierto.



Con su velero de cuchillos negros

partió a la mar navegando sola

dejando entre sus olas un muerto.


José Lobo