miércoles, 25 de noviembre de 2015

KOYAANISQATSI*



Basta de callar

pensamientos, sueños y rarezas.

Basta de contener

deseos, oscuridades y locuras.

Diré que es morbo

la palabra,

ganas de ti, de olerte…

Ganas de tumbarte

y arrancar tu ropa interior.

Ambos tenemos

una vida fuera de equilibrio,

a ambos nos unen

el destino y la sinrazón.

Tú, Mandrágora venenosa.

Yo, ganas de morderte

y beber de ti.

Tú Heidegger

y que “todo lo grande

está en medio de la tempestad”.

Yo, Bukowski

y “tuve la sensación

de que podía caer dentro de tus ojos”.

Locura, extravagancia,

pasión y desenfreno.

Una vida fuera de equilibrio…

Pero quién

quiere

equilibrio

cuando

en verdad

busca

Tenerte horizontal y desnuda,

gimiendo,

con los labios mordidos,

con la espalda arqueada,

con mi lengua hecha fuego

entre tus piernas abiertas,

con tu licor abrasando mi boca.


* "Vida fuera de equilibrio" en el dialecto de los Hopi (antigua tribu americana que habitaba en la Meseta central de EEUU).


César Ulla