miércoles, 24 de febrero de 2016

Bebiéndote a sorbos



Bebiéndote a sorbos,
pequeños sorbos…
dilatando el momento,
esperando no termine nunca.

Hace tiempo sentí ese calor mutuo
que poco a poco se fue apagando,
hasta quedar diluida en la monotonía
una monotonía asesina y descafeinada.

Tuve que pasear entre tus lágrimas,
acordándome de la humedad de tus besos
y el calor de tus caricias,
pero ahora ya son tan solo rescoldos muertos y yermos,
de lo que fue un día fuego y pasión.



Roberto Vivas Sanz