miércoles, 17 de febrero de 2016

TETRABRIKS



Con el corazón en llanta,

solo escucho un vacío de intestinos.

Vago por las calles portando un ajuar de calamidades y fracasos.

Estoy fuera, he quedado fuera del círculo y vivo en la encrucijada del espanto,

donde nadie se para por miedo al contagio.

Sueño con un revólver que me mira fijamente:

es el frío del invierno que pronto detonará.



Nicolás Corraliza