viernes, 10 de marzo de 2017

Es



Es la palabra que vierte la eternidad en las almas.
Es la mano misteriosa que resuelve tus quebrantos.
Es el ave floreciente que vuelve de tiempo en tiempo
Es el perfecto alimento para calmar la ansiedad.
Es la espera que sin tiempo aprisionaste cautivo.
Es agua que en ti revive las experiencias de edades.
Es luz agreste o celeste, según quieras entender,
que nubla el anochecer tu penetrante mirada.
Es para el hombre la ley y la libertad de acción.
Es la fuerza de un poema entre mentes de cristal.
Es el flujo de una vena cuando bombea en honor.
La justa medida es para tu copa terrestre.
Me contienes, me previenes; te contengo, te respeto.
Mi paraíso al respecto de ti se torna sombrío;
que en el mundo hace mas frío que en el infierno calor.
Reflexión es en tu mente y en tu nostalgia, tu Dios.



Mª del Carmen Elvira Azparren