domingo, 28 de septiembre de 2014

Buscando tu oasis




Por toda luz, por toda guía,

las limpias estrellas de amor

que hay en la noche de tus ojos.

Duna a duna, beso a beso,

en busca del oasis del gemido,

con la caravana de mis dedos

atravesaré el desierto ardiente

de tu cuerpo de mar y de arena

abierto a los vientos del sur.

Y allí, entre palmeras de besos,

me quedaré a morir gozando

esa mágica noche y mil más...



Miguel Fernández de Córdoba