viernes, 5 de septiembre de 2014

El juego de colores




El juego de colores

que había pintado el día

se funde con el rojo

color crepuscular

que da paso a la noche.



La dama blanca asciende

y empuja el negro velo

para dejar desnudas

estrellas y emociones,

las hijas de lo efímero.



Botellas de cerveza

certifican la huella

del paso del poeta,

rata de alcantarilla

sumido en las miserias

del fino celofán

de unas hermosas letras.



Pedro Vera