miércoles, 12 de octubre de 2016

No más



Ya no me importas; poeta.

Tú que dibujabas dianas solo para demostrarme que eras el único capaz de darme en el centro y agrietarme todo lo de alrededor.

Eras el único capaz de tocar un punto y activar el resto; poeta.

Me hacías cosquillas para verme sonreír porque me provocabas más lágrimas que sonrisas; las mentiras; los desplantes; las ganas inacabadas; mis noches a solas; tus noches con otras; borracho y perdido; según tú.

Bebiéndote las deudas que tenías conmigo y saldabas con ellas.

Tú que pretendías olvidarme cada noche y sin embargo; Yo aparecía con la resaca. No quise más; poeta.

No quiero más.

Ahora la única que dibuja dianas soy yo, y no encuentro mi centro para darle.

Está todo tan agrietado que no me encaja ningún puto dardo.


Débora Álvarez