martes, 21 de abril de 2015

Blues Negro




Hablo de los hombres y mujeres que han perdido

la voz entre las rejas de una casa,

hablo de los valientes que fueron valientes

cuando alguien les llamó traidor o de un bando

que no era el bando del ganador.

Hablo del que lleva la rosa clavada entre los dientes

y las manos atadas con esposas,

hablo del niño que corrió campo a través

para buscar a sus abuelos,

enterrados nadie sabe dónde.

Hablo de lo mismo que hablan las generaciones

pasadas a pesar de que este mundo

intuya que el olvido es un arma de fuego

contra todo aquel que lucha.

No me traigan modas ni tendencias,

de lo que yo hablo es de lo mismo que han hablado

mis padres con sus padres

o mis abuelos con los suyos.

Cuando hablo de esos hombres y mujeres

que han perdido todo o casi todo,

hablo desde la lejanía del mundo,

desde esta angostura que atraviesa

ciudades, rostros y países

respondiendo a esos que insisten

en que hay que ser moderno.

Hablo de lo mismo que tú hablarías

de no haber sido yunque o piedra

frente al hombre que murió de espaldas,

fusilado frente a un muro.



Y hablo de esos hombres y mujeres

porque todavía están llamándonos los muertos

y saben nuestros nombres.


Sara Herrera Peralta