viernes, 10 de abril de 2015

No es que el día apunte lluvia




No es que el día apunte lluvia
es que dice tristeza con una terquedad insobornable.

Quisiera meterme bajo un paraguas
y espiar las gaviotas en los caladeros del sur.

Quisiera estar entre las cosas que tocas,
un timbre, un reloj, esa ventana
donde tus ojos se ocultan como la luz de la tarde.


Martina Brisac