sábado, 25 de abril de 2015

¿Por qué te vas tan lejos?





¿Por qué te vas tan lejos?,

me preguntó la abuela.

Tengo que trabajar, le dije.


Nosotros también nos fuimos,

igual nuestros hermanos:

ellos no volvieron.


Te vas tan joven y sola, decía,

serás extranjera.

Y señaló el mapa.


¿Por qué te vas tan lejos?,

repetía, con lo bien que estabas

aquí – coche, hipoteca, préstamo -.


Voy a buscar una vida grande, abuela.

Y la abuela me miró a los ojos,

acariciando mi cara con sus manos:


que el viaje no sea duro,

que el país sea una casa,

que los amigos te duren para siempre.


Sara Herrera Peralta