lunes, 25 de julio de 2016

A la deriva



A la deriva.

Siénteme pequeña y ligera,
a la deriva,
sin apenas dormir,
sin equipaje.

Siente el temblor de mi piel,
acaríciame.

Busca mi reflejo en tu pupila,
reconóceme.

He surcado tantos mares
a la deriva.

Ven,
abrázame ahora,
hazme entrar en calor,
surca mi piel con tus manos,
no me dejes seguir
a la deriva.


 Eva García Madueño