domingo, 17 de julio de 2016

Enlace a sitios porno gratuitos



Iba a ser un vermut,

ya sabes,

dejar que las aguas del sábado

bajaran sigilosas

siguiendo sin estridencias su cauce

hasta desembocar en la originalidad

de un domingo sin resaca

y de parques llenos de niños jugando.

Pero se ha complicado el mediodía

y el sol ha tejido una trampa

escupiendo al tedio de mis brazos

y esculpiendo aristas

con excusas de mal perdedor.

Llegados a según que punto

resulta fácil extraviarse

alojando una sonrisa radiante

en las chicas extranjeras

de piel blanca

que risueñas y alegres

pasean por delante de uno,

con esos ojos claros

como la primavera

cuando viene a robarle

las horas a la noche,

y obtener el premio de consolación

de una sonrisa devuelta

puede que forzada,

que volver al presente con pasado

que es mi futuro.

Iba a ser un vermut,

ya sabes,

pero la hora del café

no es más que un pacharán con hielo

buscando un número de teléfono

y la derrota asomando entre las calles

que empiezan a estrecharse.

Entonces,

cuando te das cuenta

ya caminas sobre arenas movedizas

y el cielo es negro

como una cama deshecha

sin nadie a tu lado.

Es en ese puto instante

traidor, ruin y altanero

cuando la caligrafía insulsa

de todas las mentiras

que una vez fueron verdad,

alinean sus pasos junto a los tuyos

y asimilas áspero y cejijunto

la hazaña de transitar Nou de la Rambla

para entrar en La 2

y con un mucho de suerte

fingir con ella un encuentro fortuito.

Lúcido aún

para saber a ciencia cierta

que es eso

o terminar en casa

buscando enlaces a sitios porno gratuitos.


José Liñán