miércoles, 20 de julio de 2016

POEMA PARA CERRAR UN RECUERDO





Todo acabó en cinco constelaciones.



Un adagio fundía en las entrañas



el rayo del recuerdo que llega a todas partes.




Él leía a Walt Whitman

y buscaba la magia de cambiar por azul

el simple desencanto.

Todo acabó en lugares perdidos,

en fusas,

semifusas,

signos interrogantes.

Un cataclismo de cielos,

una tormenta de miedos,

un incendio en mil colores,

de hielo,

menta

y añil.

Luego,

el vacío,

la ausencia.

Nada.

Sencillamente,

todo acabó.


Isabel Delgado