domingo, 24 de julio de 2016

LAS AGUJAS DEL RELOJ RONDAN LAS CINCO



Llueve sobre Madrid

y en cada nota

filtros del sol de otoño

se han fugado del Atlántico.


Las agujas del reloj rondan las cinco

y una calma callada

de tarde de fiesta

se extiende hasta la montaña.


Y tú,

en ese continente en el que estás,

donde los sueños han contado

todas sus horas del revés

con tormentas torrenciales

y aires cálidos

¿Te acordarás de mí?


Mas si espero

tú vendrás

Y luego,

cuando vuelvas,

-húmeda huella del viento-

saltarás sobre la miel

que encharca los caminos.

Y veré amanecer.


Isabel Delgado