martes, 12 de julio de 2016

Circunspecto blues



Ya no parece que se folle por estas calles,

o al menos eso deduzco

entre el reflejo de luces halógenas

que ha terminado violando la oscuridad

de los recónditos recovecos

donde yo,

con torpeza y ansiedad,

aprendí a amar.

Todo éste mobiliario urbano de diseño

como navaja al cuello de nuestra inocencia.

Todo está lleno de Mercadonas.

Todas estas formas y volúmenes

cuya única finalidad

parece ser confundirme.

Ya no parece que la gente se drogue por estas calles,

ya nadie invita,

todos imitan.

Ahora parece

que salir solo de casa

sea una aventura prescindible,

como si estuviéramos sobrados

de locuras y anhelos,

de pasión y consuelos.

Y lo que más me desconcierta,

es que siempre vuelvo a ti

circunspecto y agrio

como el trabajador de una noche de fin de año.


José Liñán