martes, 21 de febrero de 2017

A Charles Baudelaire



¿Quién ama lo denostado y lo frágil
y se erige en virrey contemplativo,
le otorga a la vida el rango de inhábil
y escupe inmisericorde al destino?...
Corsario que en sus cloacas malvive
perdido entre residuos y poemas,
¡que sueña con versos otrora libres,
con musas que el vino siempre envenena!...
Como a esos seres rendidos al mal
el amor le maldijo ante su Corte...
Y ahogado en los vicios de a bien callar
huyó del paraíso y de su orden...
¡Ángel que atormentado herido vaga
por ésas las tierras que Onán sembrara!...



Josian Pastor