jueves, 5 de marzo de 2015

En los arrecifes de la locura




En los arrecifes de la locura, dibuje mi amor con un beso y un brote de lágrima salada.

Quise perfilar tu figura, rodeándola de valvas, espuma y algas.

Pero un ola de indiferencia, desdén y ruptura, borró cuanto yo más amaba.


Y allí quedé tendido en la arena, preso de rocas y lleno de amargura.

Solo me queda esperar a que la marea alta me lleve a la profundidad del olvido.

O que las caprichosas aguas jueguen con el reflejo de la luna

y vuelvan a dibujar un corazón de arena sobre tu rendido cuerpo.



María Belén Mateos