jueves, 19 de marzo de 2015

Se destiñe igual



Se destiñe igual

que un lienzo mojado.

Profundas cuencas azules

gotean como ojos

toda el agua de su cuerpo

que colmado se desborda

pulsando en cada latido.


Insomne la mirada

capaz de desandar su paso

se cierne sobre los juncos

y ahonda aun más el trillo

surcado por pies de otros,

con otros rostros y otras sombras,

con otro mirar y otros sueños.



Laura Vaíni