martes, 17 de marzo de 2015

Ocupaba el centro mismo



Ocupaba el centro mismo

de la rosa ardiente,

se cristalizaba en ecos

de sonidos truncos

y notas aladas.

Magna y ávida de esencia

germina silente y altiva

en el cuenco místico

del sueño.



Laura Vaíni