viernes, 2 de octubre de 2015

De la naturaleza del poema





Qué ha dejado el poeta de sí mismo

en cada uno de sus versos,

qué de verdad, y qué de fantasía

se oculta, o se evidencia en sus palabras

cuánto de tinta y qué de sangre queda

es literario quid sin consenso posible.



Y a fin de cuentas qué importancia tendrá

-yo me pregunto-

si el sufrimiento o goce que recoge

y traduce en palabras

es propio o es ajeno, o inventado,

si es propósito suyo cuando escribe

exorcizar sus penas,

doblar sus alegrías compartidas

o purgarse en una imaginada

catarsis colectiva que con suerte

habrá de provocar en quien lo lea.



No es difícil, siendo un triste mortal,

que lo que cante y cuente,

pese a que suyo sea, no se inserte

en la más universal categoría.


Charo Guarino