lunes, 12 de octubre de 2015

Inmortal love





tú agolpándote en la fragancia, yo perdida,

tú con la punta salvaje de la tarde, yo clavada,

tú con los huesos naciéndote dobles, yo a mitad de sangre,

tú abriendo la luz del día como el espino

yo cadera herida

yo bajando el minuto alto brillando,

tú escalera, tú de espacio

yo nervadura de vuelo a tu labio

vapor de pájaro



vapor de pájaro y tú tatuándome la libertad,

no hay yacimiento más puro,



y tú consistiendo

y yo únicamente sin mí

y tú únicamente solo

prohibidos, solos cada uno de uno

y llenos del otro

cayendo en la delicada consecuencia de la medianoche.


Gabriela Amorós