jueves, 21 de abril de 2016

Los encontré en las frías y desiertas calles de la ciudad



Los encontré en las frías y desiertas calles de la ciudad

en el tercer mes del año

buscando como yo un mástil al que asirse.


Me acogieron con la hospitalidad

del que se aventura en la nada sembrada de ausencias

en pos de un destino.


Fuimos los tres náufragos del viento

en la agitada noche oscura

y sola de marzo.


Carmen Gallego Martínez