viernes, 29 de abril de 2016

RECIBO UN OBJETO DISTINTO CADA DÍA EN EL BUZÓN DE MI CASA




Recibo un objeto distinto cada día en al buzón de mi casa.

Entre angustiado y sorprendido lo observo

delimito con mi vista su forma,

la línea que separa su silueta del vacío.

[la luz me ayuda en mi tarea]

Lo cojo y me dirijo al cuarto oscuro de la segunda planta,

abro la puerta y lo arrojo dentro.

No espero oírlo caer,

para mí,

en la ausencia de la luz,

ya no existe,

ya ha desaparecido.

Luego me acerco a mi habitación

subo de un golpe la persiana

y veo tu cuerpo desnudo sobre la cama.

Existes,

estás,

eres.


Jorge Ortíz Robla