sábado, 12 de noviembre de 2016

En los árboles con todo el frío



En los árboles con todo el frío

contra la noche más estrecha

allí sin nada

nos encontraron pegados a otros cuerpos,

siendo de ellos mismos

las otras manos y los otros pies

que nos anduvieron desde el principio.

Llegamos a ser también

las hojas de los otros árboles

la soledad de las noches más oscuras.

Allí contra todo pronóstico

arrancamos del suelo

las primeras sombras

el bullicio del silencio

y nos convertimos en el presagio del mundo.


Candelaria Villavicencio