miércoles, 9 de noviembre de 2016

Somos




Somos

el frío

el terror o la tristeza

a tan lejos de nosotros concebimos el silencio absoluto.

Sabemos de esas palabras ajenas al lenguaje

la humedad sibilante del océano.

Atrás cae un azul perfecto de estrellas

nada más

hoy la luna es un eunuco

un amasijo de nanas y de peces

un hombre al borde de una mujer

un anciano que adivina el color de la noche.

Sin embargo

enrojecemos nuestros vestidos

con las farolas que dan directas al mar

allí nos dibujamos con la arena

y moldeamos un bosque blanco

hecho de trozos de árboles sin colores.

Cuando el hombre sobre el agua

arrastra a la mujer

ambos entregados al placer

descubren el silencio absoluto.


Candelaria Villavicencio