viernes, 11 de noviembre de 2016

Era la luz de un solo árbol



Era la luz de un solo árbol

el mundo íntimo de nuestras casas

decimos:

¡estamos a oscuras!.

La única luz cruzando la puerta

La primera casa

del primer árbol

o del primer hombre

ahora éste sin fruto surge entre la mujer.

Pero se escapa

para ser un héroe

un Dios con otra lengua .

Decimos:

¡precipita el alba

la luz de un solo árbol

la picadura de las lluvias!

También los mismos Dioses

son los nuestros.


Candelaria Villavicencio