martes, 1 de noviembre de 2016

No es mío este lugar



No es mío este lugar

el espacio que me divide en partículas

para ser nada.

No es mía esta calle

en la que un viento insolente

disfraza con sonrisas

rostros de nube.

No es mía esta casa,

no tiene caracoles

no tiene silencios grandes

no crecen las plantas

ni tampoco las macetas

y tengo que salvarme de la soledad

y dibujar pájaros

en las paredes vacías

en los platos vacíos.

Y sueño con mi pueblo

que no es de violines

es territorio de gatos

territorio de árbol

territorio de las raíces

que baño con manzanilla cada mañana

para que no se marchiten

para que no sean

como esas líneas blancas

vacías e indiferentes,

para que no se sequen,

para que yo no muera.


Aída Acosta