martes, 15 de noviembre de 2016

UNA VEZ SE HA DADO EL PRIMER PASO...



Tiene el amor su mecanica

como el amor sus símbolos.



Pere Gimferrer




Una vez que se ha dado el primer paso

dentro de la morada especial del corazón,

queda uno sujeto a las leyes de la guerra.

Llega sin avisar,

sorprende como un bombardeo

en día de mercado, cuando uno

sólo piensa en hojear el periódico

a media tarde y dormitar.

Te dan un uniforme y unas botas

que te conducen hacia la trinchera,

y sólo te queda cerrar los ojos

y luchar a brazo partido,

como un deber impuesto

cuyo origen es tan incierto como el del mar.

Es así que el amor te asalta

cuando cruzas el puente

desarmado, inerme, y te condena

a recorrer un campo de batalla

minado, sin saber qué has hecho

para merecer la desdicha de tal honor.

Piensas tan sólo en desertar

y encaminarte hacia aquella playa

que te cobijó cuando aún eras inocente.

Mas ahora tu mirada traspasa

la soledad del agua

y contempla anonadada esa maquinaria

que genera las olas.

Y por fin comprendes que el mar,

como el amor, como la guerra,

son territorios vedados a la comprensión

del hombre, que es ingenuo y nada sabe.


Pedro S. Sanz