domingo, 9 de noviembre de 2014

Cosa de titanes




El peso del cielo no tiene que descansar

sobre nuestros hombros.

Eso es cosa de titanes.


Regálame un te quiero

y no escatimes besos pequeñitos

mientras escucho los latidos de tu corazón.


Y ahí, sí.

Ahí, seremos los únicos dueños de nuestros sueños.



Antonio José Royuela