jueves, 11 de junio de 2015

Cuando me sumerjo en tu amanecer callado



Cuando me sumerjo en tu amanecer callado,

mi cuerpo grita:

¡despierta la indolente amapola de mi sexo,

cúbreme de besos,

arrópame de abrazos,

inúndame de versos!



Cuando abierta de deseo,

grito al placer de tu existencia:

llena de fantasías mi universo

zozobrado de impulsos contenidos,

húmedo por el latir del tiempo.



Cuando susurres palabras a mi oído,

acaricia mis labios con los tuyos,

absorbe la esencia de mi boca,

inúndame de magia,

constrúyeme la piel con la yema de tus dedos.



Coral González