martes, 30 de junio de 2015

Llovía tanto



Llovía tanto.
Como a cielo caído
Como a tormentas de sueños.
Como a silencios internos.
Llovía desmedido.
Como los instintos.
Como el impulso cierto.
Como el aliento fresco en el aire tibio.
Llovía como a tiritas de invierno en el estío.
Como a bríos.
Como a tientas.
Como a sabiendas que te necesitaba mío.
Llovía así.
Como a no cielo.


Olga Sain