sábado, 17 de mayo de 2014

EN EL SILENCIO DE LA NOCHE




Me detengo en el rumor,

en el silencio encarecido de la noche,

en tus manos, y en algunas

palabras tuyas que susurran.


En el murmullo oscuro

de mi vida, me detengo...
Y sin miedo a la nada, mi dolor se rompe

clavado en mil espinas.



María Ángeles Ibernón